Guía completa para cuidar la Zamioculca

  

Puede que ya seas uno de esos plant lover que ya lo sabe todo sobre plantas y sus cuidados, pero si has llegado hasta aquí y no eres de esos, sigue leyendo porque la Zamioculca se va a convertir en tu planta favorita para empezar a llenar tu casa de plantas.

¿Y qué tiene la Zamioculca que a todo el mundo enamora?

Su nombre científico es Zamioculcas zamiifolia, es una planta tropical originaria de África, y tiene como todas las plantas superpoderes ,pero sobre todo y lo que más te va a gustar es que requiere de pocos cuidados.

Si eres principiante en el mundo de las plantas o simplemente eres un poco desastre y se te olvida regalarle un ratito de tu tiempo a la Zamioculca, tranquil@, ella no se va a venir abajo tan fácilmente porque resistente es y mucho.

   

Sus hojas son de un verde intenso y muy resistentes y tienen la capacidad de almacenar agua en ellas, por lo que si te falta tiempo para regarlas , ella misma se auto regula el agua, así que va a exigirte poco.

Pero si bien es cierto, que unos cuidados básicos necesitan para mantenerse larga vida en tu casa. Te lo contamos todo a continuación:

LUZ

Esta planta necesita estar en zonas de la casa iluminadas, aunque no es necesario que reciba sol directo. Necesita iluminación para que sus tallos no decaigan. Al igual que otras plantas de interior la Zamioculca necesita una temperatura cálida sin exponerla a temperatura alta, por encima de los 15º C.

Y si la colocas en el exterior, ten en cuenta la temperatura y colócala en zona de semisombra, que reciba luz, pero recuerda, no necesita la luz directa del sol.

RIEGO

La Zamioculca no necesita riego abundante, ya que como te hemos contado antes tiene la capacidad de retener agua en sus hojas, por lo que un riego en exceso, puede provocar que sus raíces se pudran. Así que deja que la tierra se seque entre riego y riego. Y en los meses fríos será bueno reducir aún más la frecuencia de riego, e importante, pon la planta en una maceta con agujeros para que pueda drenar el agua.

 

SUSTRATO Y ABONO

Al tratarse de una planta que no tolera bien el exceso de agua, te aconsejamos que utilices una capa de arcilla extendida en la base del recipiente de la maceta, o bien de grava gruesa, y luego usa un sustrato universal de buen drenaje. En cuanto al abono, lo mejor para esta planta es que lo hagas en los meses de más calor. Lo mejor es que uses un fertilizante rico en microelemntos y macroelementos.

   

Si tienes más plantas de interior en casa, como el Helecho, entonces no te pierdas nuestro artículo sobre los cuidados del Helecho en casa.

Comments (0)